No pedimos limosna


No, no se trata de pedir limosna. Tú que estás pensando en buscar patrocinadores para tu próximo proyecto y/o evento, y no sabes por dónde empezar, lo primero que necesitas es tranquilizarte, ordenar ideas y cambiar el chip.

Aunque no lo creas,  en época de crisis sigue habiendo empresas -y no solo las grandes en las que todos estamos pensando- que apuestan por el patrocinio por varias razones entre las que  nombraremos solo 5:

1. El vincular su marca con un equipamiento, evento y organización les permite  generar un mensaje comercial indirecto que está relacionado con los valores de la organización o proyecto que apoya. Incluso, puede llegar a generar nuevos significados impensables con la publicidad convencional.

2. Genera efectos multiplicadores de comunicación, por tanto,  gana en notoriedad e imagen.

3. Está devolviendo a la sociedad parte de los beneficios que ésta le ha reportado a través de la adquisición de sus bienes y/o servicios, dotándolos de un sentido y de un contenido de compromiso social. Por tanto, responde a la RSC y refuerza su posicionamiento empresarial.

4. Le permite llegar a públicos de interés en espacios de relación no habituales para la empresa por lo que el patrocinio se convierte en una oportunidad de negocio.

5.  Surgen nuevas oportunidades, no solo relacionada con los públicos, sino oportunidades relacionadas con la empresa a la que se apoya económicamente como gestora de información, de actividades y de conocimientos, de gran interés para el patrocinador.

Hay muchas empresas que tienen claro esto y que piensan que patrocinar un equipamiento, proyecto u organización es mucho más que colocar su logo en un programa de mano, catálogo o inserción publicitaria.

Y para que veáis, un ejemplo de actualidad, el 62 Festival Internacional de San Sebastián, que cuenta con varias categorías de patrocinadores. Además de contar como patrocinadores con las instituciones públicas, tiene otros como Irizar que patrocina los Premios Irizar al Cine Vasco, o Premios Kutxa a Nuevos directores  y, una nueva incorporación este año, Orona Fundazioa, que colaborará con el XIII Encuentro Internacional de Estudiantes de Cine entregando un Premio de 5.000 euros al cortometraje más innovador. Además, ha programado un ciclo de películas que tienen como base temática la tecnología y los recursos humanos en el auditorio de Orona Ideo, en colaboración con el Donostia Zinemaldia.

Recordad, no se trata de pedir limosna, sino de  llegar a un acuerdo que sea beneficioso para ambas partes, dando respuesta a las necesidades planteadas por los patrocinadores y si no, pensad en el ejemplo de Orona Fundazioa, ¿no?

    Esta entrada fue publicada en Patrocinio y etiquetada como , , , , , , , . Guardar el enlace permanente. Añade un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.
    , , , , , , , | 1 Response

    Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

    • Gorka

      Hola:

      El sector cultural tiene un problema y es que para muchos departamentos de marketing su retorno no es tan claro -el deporte les da más seguridad por ejemplo- y se intenta ir a seguro siempre.

      Lo que habría que preguntarse es, ¿dónde queremos estar como marcas?

      No es país para riesgos (desgraciadamente) y menos con un 21% de IVA

      ¡Felicidades por el post!

      Gorka