Gracias, Jordi Évole

Hacía tiempo, muchísimo tiempo, que un evento televisivo – que no reuniera a 22 tíos con botas de tacos tratando de clavarla en las redes del oponente – no había generado tanto revuelo mediático –on line y off line – y no mediático – de barra de bar, de cola de pan, de impass en el metro – como el programa de Jordi Évole 23-F: Operación Palace. Para comenzar el Follonero es un periodista hecho a sí mismo, curtido desde el estrato más bajo de su profesión hasta la cúspide en la que se encuentra en la actualidad. Es un comunicador nato, cercano, campechano, desde su forma de expresarse hasta su propia fisonomía. Y, ante todo, es un periodista de los que denuncian y buscan la verdad.

“Seguramente otras veces les han mentido y nadie se lo ha dicho.” – Jordi Évole

La Sexta y su programa-denuncia se convirtió en la rampa hacia la popularidad, una circunstancia que no le ha hecho perder frescura. Y con “23-F: Operación Palace” pretendía, precisamente, eso, aportar frescura y denunciar. Porque denunció todos los oscurantismos que en demasiadas ocasiones rigen decisiones políticas y judiciales de máxima relevancia. Y el controvertido secretismo en relación al 23-F es un ejemplo más de ello.

Y la citada frescura vino dada por un formato no inédito pero sí novedoso. Y que casi 6 millones de personas nos reuniéramos en algún momento alrededor de la televisión para ver un espacio informativo – o desinformativo – refleja a las claras el éxito de la iniciativa.

El resultado, críticas y alabanzas, o división  de opiniones, como en los toros. En este país, cualquiera que sea, la crítica resulta casi obligada al que hace algo. Criticar es un deporte nacional, en muchas ocasiones sin fundamento alguno.

“Yo, nosotros, Grupo Xabide, nos quedamos en la alabanza, en la loa, en la admiración, en el aplauso… Le hacemos la ola, Jordi.”

Yo me lo tragué, muchos nos lo tragamos, y eso es mérito absoluto de Évole, de su equipo, de sus increíbles guionistas, de unos actores que brillaron extraordinariamente y del producto final. El señor Évole nos sorprendió, nos maravilló y, sobre todo, nos hizo pensar mucho, muchísimo… Grande, muy grande Évole. De estudio obligado para futuros… y presentes periodistas. Información-deformación en grado sumo.

Y queda una pregunta: ¿qué pasó verdaderamente en el 23-F?

Gracias, Évole.

    Esta entrada fue publicada en Comunicación y etiquetada como , , , , , . Guardar el enlace permanente. Añade un comentario o deja un trackback: URL del Trackback.
    , , , , , | 2 Respuestas

    Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta entrada. Intenta también respetar a los demás lectores de este blog. Los comentarios off-topic, promocionales, ofensivos o ilegales serán editados y borrados.

    • Gorka Corres

      Hola:

      Tardaremos muchos años en saberlo y si nos lo cuentan ya no tendrá mucha relevancia seguro.

      De Jordi poco puedo decir, simplemente que me hace creer en el mundo del periodismo de verdad y eso, en las circunstancias en las que estamos tiene mucho mérito.

      ¡Saludos y Zorionak por el post!

      Gorka

      • Sergio

        Suscribo todo, Gorka. Aquí tenemos a un genio…